Este hombre quizá desconocía la peligrosa capacidad de ataque que puede tener un jabalí cuando intentó coger a este que, además, tenía unas colmillos de infarto. Nunca hagas algo así.

jabalí
Tres momentos del vídeo. / Instagram

El vídeo que te mostramos a continuación está corriendo como la pólvora en las redes sociales de los cazadores. Es una de las grabaciones más imprudentes que hemos podido ver en los últimos tiempos y el perfecto ejemplo de lo que no debes hacer si te encuentras con un jabalí.

En el vídeo se puede ver a un hombre que se encuentra con un jabalí claramente disminuido. El animal está enfermo o ha sufrido un accidente, puesto que le cuesta mucho esfuerzo mantener elevados sus cuartos traseros. Posiblemente ha sido atropellado, puesto que se encuentra junto a una carretera.

El hombre, grabado por una persona desde un vehículo, comienza a azuzar al macareno con un palo y, poco después, tras hacerlo cruzar una valla y volver de nuevo la carretera, llega a agarrarlo de las patas traseras.

El jabalí podría haberle hecho mucho daño con sus colmillos

El jabalí posee unos colmillos muy grandes. Lo suficiente como para herirlo de gravedad o matarlo. Está, además chasqueándolos. Cuando un jabalí macho hace eso, está indicando que va a atacar de forma inminente. De hecho intenta dar varios navajazos.

Mucha gente desconoce el poder de destrucción de los colmillos de jabalí, que con sus afilados perfiles y la poderosa fuerza del animal pueden desgarrar grandes masas de carne a los hombres. Por su altura, suelen hacerlo en la zona de los muslos y abdomen, seccionando muchas veces la femoral. Una vez que da el primer navajazo, la víctima puede caer al suelo, donde queda totalmente a merced de los poderosos colmillos, como vimos en este otro vídeo donde un jabalí mató a un hombre el año pasado.

Como decíamos anteriormente, el jabalí se encontraba muy disminuido físicamente y eso es lo que, casi con seguridad, evitó una tragedia.

The article Intenta coger a mano a un jabalí con unos colmillos de infarto que podrían haberlo matado appears first in Jara and Sedal Magazine.